HADAS DEL ZODIACO


Ir al Contenido

Las hadas habitan en muy diferentes lugares, como por ejemplo en lagos, ríos, bosques, etc., por tal motivo, su tamaño, forma y demás cualidades, son muy diversas. Generalmente la mayoría de ellas mide entre 60 cm y 1 metro, pudiendo en algunos casos tomar forma humana o de animales pequeños. Podemos destacar que existen hadas buenas y hadas malas. Las hadas buenas, entregan pan y semillas de trigo a las personas cadenciadas y ayudan a sus humanos predilectos. Suelen ser amables y amigables con aquellos que les brinden favores, pero a pesar de esto, si se sienten fastidiadas, pueden llegar a perder su buen humor y amabilidad.

Los dones que otorgan los planetas al nacer
El mundo feérico o sea el de las hadas es un submundo fantástico pero a su vez real. Existen miles de variedades de hadas. Hay hadas del bosque, de los lagos, de los ríos, de las flores, de las cascadas y del cosmos. Dentro de éstas últimas se encuentran las hadas zodiacales. Son energía pura proveniente de los planetas que las originan y traen a la Tierra los dones del lugar de donde provienen. Cuando nacemos, se conjugan los poderes de dos hadas zodiacales: la Solar puesto que el Sol está en nuestro propio signo y la Regente, proveniente de nuestro planeta padrino, que generará nuestra Hada Madrina Zodiacal. Este binomio feérico formado por el Hada Solar y el Hada Regente otorga dones especiales a todos los nacidos bajo un mismo signo zodiacal. En algunos signos, en vez de binomios se producen trinomios ya que acuden dos Regentes a apadrinar el signo y en uno, Leo existe solo una unidad feérica: el Sol. Junto con los dones que abarcan a todos los nativos de un signo llegarán también algunas características de temperamento que habrá que saber manejar para que no se conviertan en defectos pues pueden utilizarse tanto para el bien como para el mal. Conozca el horóscopo que ellas mismas confeccionaron para guiarlo durante todo el año.



Regresar al contenido | Regresar al menú principal